El líder que tu Pyme necesita

Un líder inspira, se adelanta y es un ejemplo a seguir. También hace lo obvio: planificar, dirigir a un equipo y velar porque los objetivos de la empresa se cumplan, pero si se atiene a ejecutar solo estas acciones será recordado como un jefe más, de esos que pasan por la vida sin pena ni gloria.

El nuevo liderazgo va más allá. Se le llama efectivo y debe ser capaz, en general, de afrontar los cambios empresariales e influir en las personas, de manera tal que los empleados de las Pymes se desempeñen con entusiasmo para lograr el cabal cumplimiento de los objetivos y las metas propuestas de las compañías de un mundo globalizado, en donde la competencia es cada vez mayor y más desafiante. Por ello, los líderes deben poner en práctica un conjunto de habilidades y destrezas para hacerlo de manera efectiva.

En principio, deben ser conscientes de que la consolidación, la transformación o la modernización de las empresas exige que éstas sean capaces de responder a las demandas del entorno. Por ello, sus líderes cumplen un rol esencial tanto para el éxito como para fracaso empresarial. En el liderazgo efectivo, que se diferencia del liderazgo tradicional, se hace necesario como un valor diferenciador, ya que debe ser capaz de enfrentar los cambios y retos en la medida que aparecen. 

Resulta obvio que si una Pyme debe contar con una cierta capacidad para reinventarse y transformarse, sus directivos también, y eso les exige una mayor capacidad de comunicación, un mayor ymejor uso de la tecnología y contar con una cultura organizacional flexible. Se necesita de un liderazgo proactivo y generador e interpretador de los cambios… En pocas palabras: de un liderazgo efectivo.

Esta nueva perspectiva en materia de liderazgo se necesita para gestionar con éxito no solo las Pymes con muchos años en el mercado, sino también las emergentes. Es una manera de dirigir en la que se valora la libertad, la creatividad, el aprendizaje y la intuición, las cuales van más allá de la simple administración de recursos. 

Es por ello que se habla de una nueva generación de líderes con disposición a aprender, escuchar y poner en práctica los conocimientos adquiridos; con una visión sistemática, acompañada de motivación, comunicación efectiva, sinceridad, humildad, serenidad, delegación, negociación, coaching y altos niveles de sinergia.

Autores de la literatura empresarial señalan que un líder efectivo tiene ciertos atributos: cree en sí mismo (por tanto la confianza es su arma de persuasión), siente pasión por el trabajo (gracias a lo cual brinda la energía y el enfoque que impulsa a la Pyme), y valora enormemente a las personas y sus visiones. Un líder efectivo está capacitado para fomentar y liberar el potencial creativo de quienes están a su mando, así como toma en cuenta aspectos cognitivos, emocionales y conductuales de su equipo.

También tiene el poder de compartir la visión empresarial, atraer seguidores de manera natural y habilidades para la negociación y generación de cambios. Por estas razones, el nuevo enfoque del líder está determinado por un conjunto de aptitudes y actitudes que les permitirá posicionarse con ventaja en el futuro y competir con éxito en nuevos entornos.

El liderazgo efectivo se trata, por lo tanto, de un arte para dirigir e invitar a la acción para que la influencia sea positiva en las conductas, actitudes y comportamientos de las personas que representan la mano de obra fundamental para desarrollar planes de corto, mediano y largo plazo de una Pyme; además de impulsar y promover el trabajo para un objetivo común. De este modo, el liderazgo efectivo se ha convertido en una base fundamental para la competitividad y no puede ser obviado hoy en día.

Más que nunca, el desafío de los líderes debe ser ganar la confianza y el respeto del equipo para mantener, no solo su nivel de motivación, sino que también para ayudarle a superarse constantemente y que esto ayude a lograr equipos de alto desempeño que beneficien a la empresa.

Las personas que ejerzan el liderazgo efectivo son las que harán que las empresas hagan frente al futuro cuando necesiten reestructurarse, transformarse o ser más competitivas. No hay que olvidar que cualquier Pyme que quiera mantenerse en el tiempo debe innovar. Por ende, sus dirigentes deben aceptar eso como norma y aupar los cambios.

No hay que ser mago para entender que cada vez será mayor la búsqueda de líderes que se mantengan actualizados en sus áreas profesionales, que manejen de manera eficaz sus emociones y sean capaces de desarrollar nuevas competencias, a fin de que puedan coordinar e integrar equipos de trabajo de alto rendimiento, fomentar la iniciativa propia de los empleados y motivarlos a alcanzar los objetivos de la organización, aun a pesar de la adversidad y los problemas que siempre debe afrontar una empresa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s